Yoga Nidra y más...
Beneficios

Beneficios

Beneficios físicos:

  • Mejora la calidad de vida en general.
  • Reduce la necesidad de sueño.
  • Induce relajación profunda y permanente en cuerpo, mente y personalidad.
  • Ayuda a restablecer el equilibrio interno.
  • Aporta consciencia corporal.
  • Rejuvenecimiento / regeneración general de todo el organismo.
  • Facilita la distensión articular y muscular, de musculatura lisa y estriada.
  • Equilibra el sistema endocrino.
  • Fortalece el sistema inmunitario. En 1990, Howard Hall demostró que el sistema inmunológico podía controlarse conscientemente. Utilizaba la relajación y la meditación guiada para alterar la fisiología de los leucocitos.
  • A través de la respiración consciente, aumenta la secreción de endorfinas, –opiáceos endógenos-y se produce una reducción del dolor.
  • Armoniza los diferentes “relojes internos”.
  • Suaviza la expresión facial.
  • Mejora la eficiencia respiratoria.
  • Ayuda a eliminar toxinas.
  • Ayuda a combatir enfermedades psicosomáticas.

Beneficios en el sistema nervioso:

  • Disminuye la actividad cerebral: las neuronas se recuperan de su actividad.
  • Equilibra el funcionamiento de ambos hemisferios cerebrales; es decir, sincroniza la actividad cerebral.
  • Equilibra el sistema nervioso autónomo: simpático-parasimpático. La alternancia acción-relax.
  • Armoniza el sistema nervioso en general.
  • Contribuye al proceso de neuroplasticidad. Pueden atribuírsele beneficios, en este sentido, similares a la meditación.

Beneficios mentales:

  • Relaja y descansa la mente a niveles profundos.
  • Produce una percepción mental más honda.
  • Induce el sueño en caso de insomnio. Actúa como calmante no-químico.
  • Ayuda a generar una actitud mental positiva.
  • Potencia el proceso de aprendizaje.
  • Mejora la memoria.
  • Desarrolla el pensamiento lateral o creativo.
  • Genera fluidez psíquica.
  • Reduce y elimina la ansiedad.
  • Centra la mente.
  • Es un proceso de purificación y limpieza psíquica.
  • Libera tensiones del subconsciente.
  • Despierta la intuición.
  • El aspirante fortalece su práctica de meditación y contemplación, y aprende a analizar y resolver sus deseos, pensamientos y sentimientos.
  • Los patrones de pensamiento molestos o perturbadores son rechazados y aquellos que son útiles se refuerzan.

Beneficios emocionales:

  • Calma.
  • Produce alegría, bienestar, plenitud y serenidad.
  • Contribuya a eliminar bloqueos psicológicos, miedos, fobias, conflictos y otros.
  • Ayuda a desarrollar fuerza de voluntad.
  • Enseña a identificar, evocar y abandonar emociones a voluntad.
  • Induce un estado de expresarse más profundamente relajado.
  • Genera auto-confianza.
  • Tranquiliza, aclara y profundiza la vida afectiva.

Beneficios energéticos:

  • Aumenta la energía física y psíquica.
  • Desarrolla la consciencia pránica (del cuerpo energético).
  • Armoniza el flujo de la energía vital (prana). “Podemos comparar esta energía con la electricidad: no podemos ver la electricidad, pero sí podemos sentirla”.

Beneficios conductuales:

  • Al ser una práctica de Atención Plena, desarrolla la capacidad de estar Presente, aquí-ahora.
  • Al equilibrarse el funcionamiento de ambos hemisferios cerebrales, se incide de algún modo en la manera de actuar, de comportarse, que se acercará a lo que Vanessa Mielczareck llama “inteligencia intuitiva”. A esto nos referimos cuando hablamos de “beneficios conductuales”.
  • Activaremos y desarrollaremos recursos relacionados tanto con la energía masculina como femenina o, si se prefiere, solar-lunar, de acción-descanso.
  • Acción, concentración, análisis lógico, razonamiento, rigor, gestión del tiempo, capacidad de pasar a la acción, permiso para triunfar en la vida, potencia, espíritu de conquista, voluntad de superación, motivación, estructuración, organización, control, tener en cuenta la realidad material en palabras y actos, precisión y claridad en la expresión…
  • Intuición, sensibilidad, apertura para sentir, consciencia de las propias necesidades físicas y psíquicas, flexibilidad, capacidad de dejar ir, aceptación, empatía, creatividad, sentido estético, percepción global de las situaciones, adaptabilidad, generosidad, observación, diplomacia, simbiosis, pensamiento analógico sistemático, percepción de lo que está oculto o invisible…

Beneficios espirituales:

  • Induce la meditación.
  • Despierta la inteligencia interna innata.
  • Desarrolla el auto-conocimiento interno.
  • Produce el acercamiento al Yo.
  • Desarrolla facultades de percepción: intuición, sentimientos estéticos, empatía…
  • Produce elevación personal, plenitud.
  • Ayuda a encontrar el sentido de la vida.
  • Nos conecta con el aspecto sagrado de la vida -sin entrar en ningún tipo de creencias religiosas-.
  • Nos hace alcanzar un estado de Lucidez-Amor-Gozo-Paz.
Salud Integral